Programa Mundial para la Educación en Derechos Humanos

La función de la educación en derechos humanos es fundamental. Ayuda a la prevención a largo plazo de los abusos de los derechos humanos y los conflictos violentos, a la promoción de la igualdad y el desarrollo sostenible y al aumento de la participación de las personas en los procesos de adopción de decisiones en el seno de los sistemas democráticos.

Educación basada en derechos humanos

Las Naciones Unidas, a través del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los derechos humanos, está trabajando en la segunda etapa del Programa Mundial para los derechos humanos 2010-2014.

Este programa aspira a forjar una cultura de derechos humanos, a promover el entendimiento común, sobre la base de los instrumentos internacionales, de los principios y metodologías para la educación basada en derechos humanos, a asegurar que esta educación reciba atención en la dimensión nacional, regional y local; y a ampliar las oportunidades de cooperación y asociación en todos los niveles.

La educación superior es uno de los dos ámbitos prioritarios de la segunda etapa de este programa mundial. Mediante sus funciones básicas (investigación, enseñanza y prestación de servicios a la comunidad). Las instituciones de enseñanza superior ejercen la responsabilidad social de proporcionar una educación ética a los ciudadanos comprometidos con la construcción de la paz y la defensa de los derechos humanos y los valores de la democracia.

Pero también la de generar un conocimiento global para enfrentarse a los actuales retos de los derechos humanos, como la erradicación de la pobreza y la discriminación, la reconstrucción posterior a los conflictos, el desarrollo sostenible y el entendimiento multicultural.

Publicaciones de interés